Vuelta a trabajar

  1. Baja compartida. Puede ser una opción cuando la madre necesita reincorporarse antes al trabajo. La madre puede ceder hasta 10 semanas al padre. Las que se ceden se pueden disfrutar a la vez o de forma sucesiva. También se pueden tomar las primeras 6 semanas a tiempo completo y el resto a tiempo parcial. De esta forma, las 10 restantes se transforman en 20 trabajando durante ese tiempo la mitad de la jornada laboral.
  2. Permiso de lactancia. Hasta que el bebé cumple 9 meses, la madre o el padre (solo uno de los dos) tiene derecho a ausentarse una hora o dos medias horas en la jornada laboral o reducir su jornada en media hora (entrar mas tarde o salir antes). La duración del permiso se incrementara proporcionalmente por parto múltiple. La ley contempla la posibilidad de acumular horas de lactancia en jornadas completas, lo que supone entre 15 y 30 días seguidos que se añaden al permiso maternal. 
  3. Reducción de jornada. Hasta que el niño/a cumpla 8 años, el padre y la madre (es un derecho individual) pueden reducir su jornada entre un octavo y la mitad, con la consiguiente reducción de sueldo.
  4. Baja por riesgo durante la lactancia. Cuando en el trabajo de la madre hay agentes o sustancias que pueden contaminar la leche, esta tiene derecho a cambiar su puesto por otro compatible con su situación. Si no es posible, el contrato se suspende y se volverá a incorporar cuando el bebe tenga nueve meses. Durante este tiempo cobrara la prestación por riesgo durante la lactancia, que es el 100% de su cotización.
  5. Excedencia. Se puede pedir hasta que cumpla 3 años. Durante el primer año se reserva el puesto de trabajo y, después, uno de la misma categoría.

Articulo: Revista Ser Padres. Junio 2013