Aquí os paso el truco de una mamá que he leído en la Revista Mi Pediatra.

Antes de atar los cordones, frotarlos con un paño mojado y luego, cuando se secan, el nudo queda mucho más fuerte y resiste más tiempo a los juegos y los movimientos de los peques.