Aprendiendo a hablarA lo largo de los primeros años de la vida de nuestros hijos/as, su forma de expresarse se hará más fluida gracias, en parte, al gran aumento de su vocabulario.

A los 2 años manejan unas 200 palabras; a los 3 años, cerca de 1.000, y a los 4 años, entre 2.000 y 3.000.

Su dominio de la gramática también mejora. Alrededor de los 20 meses aparecen las frases de dos palabras y casi inmediatamente, las de tres palabras.

Al uso de los nombres y verbos se añaden los adjetivos y los adverbios, y desde los 2 años su lenguaje deja de ser tan telegráfico (“nena quiere muñeco”) y se hace más elaborado (“la nena quiere el muñeco”). Empiezan ya a hablar de sí mismos con el pronombre “yo” y cada vez hacen más preguntas, con frecuencia encaminadas a descubrir nuevas palabras (“¿Qué es esto?”).

Entre los 3 y los 4 años se producen otros avances en el campo gramatical: añaden la “s” para formar el plural, utilizan tiempos verbales pasados y futuros y emplean los pronombres. Además, aprenden a unir dos frases mediante “y” o “porque”, con lo que su capacidad de expresar ideas se afina.

Con 5 años nuestros peques pueden llegar a conocer hasta 5.000 palabras. Aún les queda aprender estructuras gramaticales complejas y entender el lenguaje pragmático (metáforas, expresiones hechas, etc.).

Favorecer el desarrollo del lenguaje

  • Leerles cuentos que cada vez tengan mayor narrativa.
  • Utilizar nombres concretos al hablarles y no siempre genéricos. Por ejemplo, en lugar de emplear siempre la palabra “flor”, podéis nombrarles la que sea: margarita, rosa, etc.
  • No os conforméis con que señalen las cosas que quieren para dárselas, animarles a utilizar el lenguaje para pedirlas.
  • Animarles a expresarse ayudándoles con preguntas sobre sus juego, sobre lo que han hecho ese día…

Artículo: crecerfeliz.es