Caries dremanenteAntiguamente era muy común dar a los niños/as el biberón o el chupete untado de azúcar, quedándose impregnado en los dientes dejando que las bacterias actúen y provocando así la caries rampante.

Debido a esto los niños/as pueden llegar a perder todas sus piezas dentales, además de provocar en los menores infecciones de garganta y abscesos en encías. Todos estos problemas pueden derivar también en problemas digestivos graves.

Otro gran problema es que los residuos que quedan en la boca del niño pueden mantenerse en la raíz de los dientes de leche y provocar así la desviación de los brotes dentales definitivos.

Fomentar los hábitos de higiene desde muy pequeños

Es por esto por lo que los especialistas inciden en la importancia de fomentar el hábito de cepillarse los dientes desde que comienzan a salir los primeros, enseñando poco a poco a los pequeños a usar el cepillo de dientes y a convertirlo en una más de sus rutinas.

Cuidar la higiene dental de los niños/as resulta muy importante para evitar problemas en un futuro, teniendo en cuenta además, que las infecciones y problemas de higiene bucal pueden tener muchas consecuencias para la salud general de los niños/as.

Artículo: hola.com