Recién nacido, como va cambiando

Recién nacido, como va cambiando

Recién nacidoEn las primeras semanas de vida su cerebro está lo bastante desarrollado como para relacionarse con el mundo que le rodea.

Con sólo 2 semanas de vida, el bebé es capaz de imitar algunos gestos de los adultos: si sacamos la lengua delante de él/ella varias veces, también lo hará, y cerrará y abrirá las manos si nos ve hacerlo a nosotros. Y desde el primer día responde a las sensaciones que recibe a través de los cinco sentidos:

  • Ve la claridad, y puede seguirnos con la mirada, aunque de momento sólo percibe lo que está a menos de 20 o 30 centímetros de distancia de sus ojos (el espacio que hay entre él/ella y la cara de la madre/padre cuando toma el pecho o biberón).
  • Oye cada día mejor, escucha las voces de los padres (de los seres cercanos a él/ella) y percibe sobre todo los sonidos agudos.
  • Huele: percibe el olor corporal de la madre y la distingue entre muchas mujeres. En el segundo día de vida, con el olor de la leche materna, se pone tan contento/a que su ritmo cardíaco se acelera.
  • Degusta: el sabor dulce como el de la leche materna le encanta. Cuanto más azúcar contiene el alimento, más despacio succiona para prolongar el placer y más se acelera su ritmo cardíaco.
  • Siente: a través de la piel capta el lenguaje sin palabras con el que la madre le transmite sus sentimientos, y percibe las vibraciones de mamá, si ella le coge en brazos nerviosa, se vuelve más irritable.

Artículo:  Revista Ser Padres. Junio 2013

Pies planos

Pies planos

piespiesDurante el primer año de vida todos los bebés tienen los pies planos porque sus huesos son extremadamente flexibles y se aplanan cuando el bebé los posa en el suelo. Además, los pies tienen una almohadilla de grasa en la planta que oculta el arco y hace que esta parezca incluso convexa.

A partir del segundo cumpleaños, la almohadilla plantar irá desapareciendo y poco a poco irá quedando a la vista la concavidad de la planta del pie.

Hacia los seis años los arcos plantares serán evidentes, solo a partir de ese momento el médico puede diagnosticar si el pequeño tiene o no pies planos.

Solo el 10% de los niños/as mantienen los pies planos a partir de esa edad. Estos no causan problemas si son flexibles, por lo que los pequeños no deben llevar plantillas ni zapatos especiales.

Artçiculo: Revista Ser Padres. Abril 2013

La autoestima

La autoestima

autoestimaEs el sentimiento del propio valor como persona, y nada tiene que ver con la soberbia, el egocentrismo o el orgullo desmedido, tiene mucho mas que ver con la autoaceptación, es decir, con el reconocimiento de las propias habilidades y limitaciones, fallos y éxitos, sin sentimientos indebidos  de vanidad o autorreproche de ningún tipo.

Es fundamental saber que los cimientos de la autoestima se forman durante la niñez, sobre todo en la relación que tienen los niños/as con sus padres, que son las personas emocionalmente mas importantes para ellos. Un pequeño se querrá y se aceptará a sí mismo en la medida en que se sienta querido y aceptado por sus padres. Un amor sólido e incondicional, que se exprese en palabras y en actos, es la base de una buena autoestima.

Es importante:

  • Escucharles y valorar sus opiniones. Favorecer una comunicación fluida, compartiendo intereses, vivencias, etc.
  • Valorar y elogiar sus logros y progresos. Aplicarles adjetivos positivos: guapo, listo/a…
  • Ante un mal comportamiento, centrarse en el rechazo de la conducta y la necesidad de cambiarla en lugar de atacar personalmente y ridiculizarles. Es mejor decir «esto esta mal» que decir  «eres malo».
  • Marcar limites y normas claras que les guíen y muestren lo que pueden y no pueden hacer. Pero dentro de esos limites hay que respetar su libertad de acción.
  • Darles responsabilidades adecuadas a su edad, expresando confianza y favoreciendo que se sientan valiosos y competentes.
  • Animarles a superar pequeños fracasos y frustraciones, decirles que todo el mundo, también nosotros, fracasamos o nos equivocamos, pero que no hay que abandonar las metas por ello.

Articulo: Revista Ser Padres. Abril 2013

Gatear

Gatear

gateandoEl gateo resulta muy beneficioso para los niños/as, por muchos motivos:

  • Mover simultáneamente el brazo y la pierna contrarios facilita las conexiones entre los dos hemisferios cerebrales. Y esto a su vez, favorece la coordinación y el equilibrio.
  • Esta forma de desplazamiento marca el inicio de la autonomía,   el pequeño ya puede coger lo que desea, no solo lo que tiene cerca, lo cual le ayuda a confiar en si mismo/a.
  • Este ejercicio también mejora el desarrollo de la visión y perfecciona la coordinación óculo-manual.

Articulo: Revista Crecer Feliz. N. 295

Beneficios del sonajero

Beneficios del sonajero

desarrollo psicomotorA los bebés de 3 a 6 meses les encantan los sonajeros. Esto es así no solo porque les atraen sus colores y sonidos, sino porque jugando con ellos descubren de manera casi inmediata qué son capaces de hacer, que sucedan cosas a su alrededor, un hallazgo que les produce una enorme satisfacción (despierta la confianza en si mismos) y que resulta básico para su aprendizaje y para el desarrollo de su inteligencia. Es la fase «sensoriomotora».

No hay duda que el sonajero estimula el oído, la vista y el tacto de los pequeños. Se ha comprobado que los sonidos del sonajero quedan grabados en su mente y si vuelven a oírlos de adultos, les evocan su infancia inmediatamente, aunque ellos no sepan por qué.

Al final de este trimestre observaréis que vuestro hijo/a solo tiene que hacer un par de intentos para coger su sonajero. Este avance se produce porque a base de jugar con él entrena su coordinación óculo-manual. Ademas, como su sistema nervioso estará mas maduro, le permitirá una mayor coordinación de movimientos y se entusiasmará yendo a por él reptando, cogiéndolo y agitándolo.

Articulo: Revista Crecer Feliz. N. 295

¿Cuál es la función de los primeros dientes de leche?

¿Cuál es la función de los primeros dientes de leche?

DientesSu erupción marca un hito en la vida de nuestros hijos/as. El primer diente nos anuncia que su sistema digestivo (del que la dentadura forma parte) ya está preparado para recibir alimentos diferentes a la leche.
Desde que tiene el primer diente debemos dar al pequeño oportunidades para masticar y no ofrecerle toda la comida en puré.
Una segunda función es la de preparar la mandíbula para la dentadura definitiva, ocupando un espacio en ella.
Además los dientes son imprescindibles para la correcta adquisición del lenguaje.
Artículo: Revista Ser Padres. Marzo 2013