El sueño del bebéUno de cada cuatro partos en España se produce mediante cesárea, según datos del Ministerio de Sanidad de 2009. Esta operación, muy útil cuando el parto se complica, tiene, sin embargo, sus riesgos y aumenta la probabilidad de que aparezcan complicaciones graves a largo plazo.

A pesar de los esfuerzos de las autoridades sanitarias para reducir la cifra, la planificación de una segunda cesárea es muy común, especialmente en los centros privados.

“El parto siempre tiene un riesgo, independientemente de cómo se lleve a cabo”, explica Manuel Casellas del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Materno-Infantil Vall d’Hebrón (Barcelona). “Y, en cualquier caso, las cifras absolutas de complicaciones son mínimas y, si bien los riesgos a corto plazo podrían inclinar la balanza en favor de la vía abdominal electiva, a largo plazo, esta intervención aumenta las posibilidades de aparición de problemas de mala inserción de la placenta”, entre otros.

Por tanto, las consecuencias a largo plazo de las cesáreas repetidas también se deben tener en cuenta a la hora de planificar el parto y las mujeres deben conocerlos.

“A pesar del bajo riesgo que tiene intentar un parto vaginal después de una cesárea, en mucha zonas, las mujeres no tienen la oportunidad de elegir el método que prefieren para dar a luz”, apunta Catherine Spong, del Instituto Nacional de Salud del Niño y Desarrollo Humano de EEUU.

Para evitar esta situación, los médicos deben contar con información de calidad que les permita aconsejar a las mujeres. Pero también, opina Casellas, “sería bueno reducir el número de cesáreas, tanto en el primer parto como en los siguientes“.

Artículo: www.elmundo.es