Las navidades son una de las fechas favoritas de los más pequeños de la casa. Pero no solo llega con ilusión y regalos, también implica nervios y noches en vela. La víspera de Reyes se convierte, para muchos niños, en la noche más complicada para conciliar el sueño, desde aquellos que pretenden esperar despiertos toda la noche para poder descubrir a los Reyes Magos llegando en sus camellos, hasta los que no pueden aguantar las ganas de ver los regalos bajo el árbol muy temprano a la mañana siguiente.

Consejos para la correcta higiene del sueño en la noche más mágica del año:

1- Empezar el día a primera hora. Lo mejor para que los pequeños consigan descansar la noche antes de Reyes, es empezar el día a primera hora. Aunque los niños estén de vacaciones y puedan alargar los despertares por la mañana, este día es recomendable que no salgan de la cama más tarde de lo habitual.

2- Cansarles con un día lleno de actividades. Tras comenzar el día sin mucho retraso, es recomendable que la víspera de Reyes esté lo más llena de actividades posible y si puede ser al aire libre, mejor.

3- Nada de siestas. Lo mejor es evitar la de ese día y llegar así más cansados a la noche.

4- No rompas la rutina. En general, para que los niños consigan un buen descanso cada noche es importante mantener una rutina a la hora de irse a la cama. Seguir los mismos pasos, desde recoger los juguetes a lavarse los dientes y ponerse el pijama, ayuda a que los pequeños se acostumbren a un mismo recorrido antes de quedarse dormidos.

5- Relaja a los niños antes de dormir. Llegada la hora de acostarse, ayudará también a los peques que hablemos un rato con ellos o les contemos un cuento breve, lo que facilitará que se calmen, consigan dormirse.

www.cope.es