Con motivo de la Semana de la Lactancia Materna, la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios ha organizado una conferencia para divulgar los nuevos indicadores sobre crecimiento y desarrollo saludables en la infancia, promovidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una de las principales recomendaciones de este organismo es que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros 6 meses de vida tanto en los países pobres como industrializados, y que su dieta se complemente, a partir de ese momento, con alimentos suficientes e inocuos.

Según informó el Principado, la charla será impartida este lunes por Isolina Riaño, pediatra del Hospital avilesino de San Agustín en el salón de actos del Edificio Administrativo de Servicios Múltiples (EASMU), en Oviedo, a las 17.00 horas.

La directora general de Salud Pública, Amelia González, será la encargada de presentar la conferencia, junto con Serafín Málaga, presidente de la Asociación Española de Pediatría; José Ignacio Pérez, presidente de la Asociación Asturiana de Pediatría de Atención Primaria, y Ana Luz Villarías, subdirectora de Gestión Clínica y Calidad del Servicio de Salud del Principado (SESPA).

La conferencia está dirigida a profesionales de pediatría, enfermería pediátrica, obstetricia, neonatología, matronas y personal de atención neonatal, así como a organizaciones y asociaciones de promoción de la salud y la lactancia materna.

La doctora explicará el nuevo estándar elaborado por la OMS para conocer cómo deben crecer todos los niños/as cuando se siguen prácticas saludables como alimentación con leche materna, adecuada atención de salud y ausencia de tabaquismo. La principal novedad es que las curvas han sido establecidas tomando como patrón niños/as que han sido alimentados con leche materna.

Además, la muestra proporciona por vez primera datos científicos y orientación sobre el modo que los niños/as deben crecer, en vez de simplemente describir cómo crecen en una región y momento determinados.

El estudio confirma que todos los menores que reciban una atención óptima desde el comienzo de sus vidas, tienen el potencial de desarrollarse en la misma gama de pesos y tallas. En este sentido demuestra que las diferencias en el crecimiento infantil hasta los 5 años dependen más de la nutrición, las prácticas de alimentación, el medio ambiente y la atención sanitaria que de los factores genéticos o étnicos, con lo que son desigualdades “evitables e injustas”.

Por último, establece la lactancia materna como “norma” biológica y al lactante alimentado al pecho como patrón de referencia para determinar el crecimiento saludable.

Artículo: Yahoo Noticias.