Bebé con chupeteA partir de los cuatro o seis meses tu bebé habrá entrenado su aparato digestivo y lo tendrá en condiciones de digerir alimentos nuevos.

También su hígado, riñones y metabolismo en general tendrán suficiente madurez como para poder sintetizar otro tipo de alimentación un poco más compleja.

Al comienzo, los alimentos se mezclan con la leche, luego paulatinamente los tomará en pequeñas cantidades de uno en uno y más tarde mezclados entre sí.

Los cereales sin gluten es un buen comienzo (tapioca, arroz y maíz). Se puede empezar con un par de cucharaditas en el primer biberón del día. Si lo tolera bien, repetir en otro por la tarde. Mantener el mismo cereal una semana y empezar a introducir otro. Los cereales con gluten a partir de los ocho meses.

Las frutas, como los cereales de una en una y pequeñas cantidades, luego se pueden mezclar varias en papilla.

Las verduras de una en una y cuando se comprueba la tolerancia se mezclan.

Las carnes, pescados, huevos y legumbres se pueden incorporar un poco más tarde, hacia los ocho meses.

El yogur y queso fresco a partir de los 8 meses, según los Expertos de vanguardia.

Consejos :

– Procura evitar sal, azúcar y grasas en la elaboración de las comidas del bebé, no las necesita porque cada alimento tiene la cantidad adecuada.

– La textura de los alimentos debe incrementarse poco a poco, haciéndola cada vez más gruesa para iniciar la masticación.

– Piensa en que su comportamiento puede ser como el de un adulto que no tiene siempre el mismo apetito.

– Debéis mantener en la dieta del bebé, por lo menos, medio litro de leche de continuación ( si no le das pecho).

– Cuidado con las intolerancias y las alergias. Durante los primeros meses los alimentos alergénicos pueden ser los cereales, la leche, la carne, el pescado y los huevos. Los dos últimos deberían introducirse a partir del año. En esto hay diversos criterios.

– Las alergias alimentarías se comportan irregularmente: algunas se agravan y otras se curan. Muchas son hereditarias. Las más problemáticas son las de alimentos de consumo habitual.

– Pensad que además de alimentarle debes iniciarle a la educación alimentaria, porque esto condicionará toda su vida evitándole enfermedades propias de una inadecuada nutrición, tan frecuente hoy día en los países ricos.

Artículo: terra.es