MúsicaTransmitir la afición por la música a los más pequeños, no siempre resulta sencillo, pero si esto se realiza de manera lúdica y divertida, tiene muchas posibilidades de tener éxito.

La Obra Social de Caja Cantaria y la Universidad de Cantabria se han planteado este reto y han creado un proyecto, PIMEM, que trata de conseguir que sus pequeños alumnos expresen a través de la música las sensaciones y emociones que les producen los distintos objetos de su vida cotidiana.

Las lecciones musicales se desarrollan por edades y en grupos pequeños. En ellas, los menores aprenden a entonar correctamente canciones acompañdas de un teclado. En estas clases los niños/as, además, bailan al son de la música; con lo que terminan experimentando la melodía con todo su cuerpo.

En las paredes de las aulas aparecen partituras gigantes. En la clase de lenguaje musical los alumnos aprenden a descifrar estas partituras, los nombres de las figuras musicales, así como los significados de la nomenclatura musical.

También están en contacto con los distintos instrumentos  de una orquesta como el violonchelo, piano, flauta, guitarra, etc.

Este taller está dirigido a niños/as entre tres y ocho años.

Artículo: La revista de Cantabria. Nº 137