Hasta esta edad el juego del niño/a era más dependiente del adulto y aunque los más pequeños siempre han tenido sus preferencias, los mayores eramos los que proponíamos.

En cambio, cuando los niños/as inician el juego simbólico (entre los 3 y 5 años), su fantasía y capacidad de imaginación es tal que necesitan darle rienda suelta a través de actividades lúdicas. Por esto es conveniente que a estas edades sean ellos los que escojan a qué jugar. Así podrán dar salida a esa capacidad creativa y aprender a manejarla a través del juego.

No es que los padres dejemos de existir ni mucho menos. Nuestros niños/as nos necesitan para que pongamos unas reglas básicas de juego, claras y precisas, que les ayuden a contener esa nueva capacidad que han desarrollado, la fantasía.

Por reglas básicas nos referimos a tener unas horas de juego, porque siempre hay un momento para todo: para jugar, para comer, para bañarse, para recoger…, unas normas cívicas que les permitan jugar sin riesgos: no se rompe, no se pega, se juega solo en determinada zona, con determinadas cosas…Lo mejor es que estas reglas sean pocas, pero claras.

Así que nuestro papel empieza a ser secundario. Dejamos que los niños/as escojan el juego y nosotros nos limitamos a participar en él, podemos sugerir pero no imponer, siempre que el juego cumpla esas “reglas de oro” que hemos determinado para que se pueda desarrollar.

Cómo jugar:

1. Debemos favorecer el juego del niño/a con sus amigos/as. Precisamente ahora que los padres pasamos a un segundo plano, es el momento en el que los “amiguitos” entran en escena. En la medida de lo posible es adecuado propiciar que los niños/as puedan jugar con otros niños/as de su edad. Tal vez a la salida de la guarde, en el parque, o con primos que ronden los mismos años. Y si tenemos limitaciones para que esto sea así a diario es interesante procurar que, al menos una vez a la semana, puedan compartir momentos de ocio con otros niños/as.

Entre los 3 y los 5 años los niños empiezan a desarrollar y perfeccionar las habilidades sociales y hay que dejar que ellos vayan encontrando la manera de solventar situaciones grupales, aunque siempre bajo nuestra vigilancia, pero con la mínima intervención posible.

2. Compartid momentos de juego con los niños/as todos los días. Al margen de estos nuevos compañeros de juegos, los padres tenemos que tener claro que la necesidad de juegar es algo vital. Si queremos fomentar una buena relación con nuestros pequeños necesitaremos compartir un rato de juego diario con ellos. Está bien tener esto presente para poder organizar nuestra jornada de tal manera que nos permita dedicarles al menos 20 ó 30 minutos al día. Siempre es mejor la calidad que la cantidad.

3. Habilitad un espacio en casa para que los niños/as puedan jugar. Lo más apropiado es que los juguetes estén accesibles.

4. Proporcionad a los niños/as juguetes diferentes que favorezcan su creatividad. También es importante contar siempre con una serie de materiales básicos: papel, pinturas, puzzles, construcciones, plastilina.

Jugar y compartir juntos.

Artículo: elbebe.com

——————————————————————————————————————————-

chintin.com es mucho mas que un blog, registrate en nuestra páginas web y disfruta de secciones como el directorio de empresas, donde podrás conocer y valorar tiendas, empresas y profesionales relacionados con el mundo infantil, la agenda donde descubrirás cuales son los eventos interesantes para disfrutar con tus hijos y mucho mas…

También podéis seguirnos en TwitterFacebook.

Bienvenidos a www.chintin.com