autoestimaEs el sentimiento del propio valor como persona, y nada tiene que ver con la soberbia, el egocentrismo o el orgullo desmedido, tiene mucho mas que ver con la autoaceptación, es decir, con el reconocimiento de las propias habilidades y limitaciones, fallos y éxitos, sin sentimientos indebidos  de vanidad o autorreproche de ningún tipo.

Es fundamental saber que los cimientos de la autoestima se forman durante la niñez, sobre todo en la relación que tienen los niños/as con sus padres, que son las personas emocionalmente mas importantes para ellos. Un pequeño se querrá y se aceptará a sí mismo en la medida en que se sienta querido y aceptado por sus padres. Un amor sólido e incondicional, que se exprese en palabras y en actos, es la base de una buena autoestima.

Es importante:

  • Escucharles y valorar sus opiniones. Favorecer una comunicación fluida, compartiendo intereses, vivencias, etc.
  • Valorar y elogiar sus logros y progresos. Aplicarles adjetivos positivos: guapo, listo/a…
  • Ante un mal comportamiento, centrarse en el rechazo de la conducta y la necesidad de cambiarla en lugar de atacar personalmente y ridiculizarles. Es mejor decir “esto esta mal” que decir  “eres malo”.
  • Marcar limites y normas claras que les guíen y muestren lo que pueden y no pueden hacer. Pero dentro de esos limites hay que respetar su libertad de acción.
  • Darles responsabilidades adecuadas a su edad, expresando confianza y favoreciendo que se sientan valiosos y competentes.
  • Animarles a superar pequeños fracasos y frustraciones, decirles que todo el mundo, también nosotros, fracasamos o nos equivocamos, pero que no hay que abandonar las metas por ello.

Articulo: Revista Ser Padres. Abril 2013