El sueño del bebéDurante el sueño se producen importantes fenómenos en el organismo, que son necesarios para el crecimiento y el desarrollo del cerebro.

Las funciones del sueño comprenden aspectos mucho más complejos que el mero descanso: afectan también a los procesos nerviosos, metabólicos y hormonales.

Al estar en reposo la parte más consciente de la mente, el sueño permite al cerebro reorganizarse, eliminando las informaciones inútiles y depositando las más significativas en la memoria. Este proceso es fundamental en los bebés, ya que se enfrentan a un mundo desconocido y también a sus primeras experiencias. Aunque éstas puedan parecer muy sencillas (la toma, el baño, etc.), se encuentran en la base del aprendizaje sucesivo: el sistema nervioso de los niños/as “aprende” a liberarse de lo superfluo, reteniendo sólo las informaciones y los recuerdos más importantes.

Durante el sueño, el organismo produce la Gh (Growth hormon), la hormona del crecimiento, indispensable para el desarrollo del pequeño. Su producción no se interrumpe después en el organismo del adulto, y algunas investigaciones apuntan que incluso parece contribuir a mantener un peso corporal correcto.

Durante el descanso se producen también algunas citoquinas inmunitarias: moléculas del sistema defensivo de nuestro organismo que potencian la acción de los anticuerpos contra agentes externos dañinos. Por lo tanto, el niño/a utiliza el sueño para crearse un sistema inmunitario que funcione correctamente. Este se enriquecerá, posteriormente, con los beneficios de la lactancia materna.

Artículo: Revista Mi bebé y yo