Niños caprichososEs habitual que los niños/as muestren comportamientos caprichosos en algún momento de su vida. Son estados que se pueden corregir siempre que se rectifiquen los comportamientos inadecuados que han llevado a esa situación. Estas son algunas de las recomendaciones que apuntan los especialistas para evitar que un niño/a sea caprichoso o para que deje de serlo:

  • Enseñarle a ser consecuente con sus caprichos: es preciso que el niño/a entienda la diferencia entre capricho y necesidad.
  • Poner normas y límites a tiempo: la razón es que ayudan a los niños/as a saber lo que deben y lo que no deben hacer. Y cuanto antes se utilicen, mejor las entenderá.
  • Técnica del despiste: se basa en buscar una alternativa que no responda a sus antojos, pero que sea atractiva para distraerle y hacerle olvidar el objeto de deseo.
  • Todos por igual: es importante que la labor de educar para evitar los caprichos se lleve a cabo de la misma forma por parte de ambos progenitores.

Artículo: Eroski Consumer