Primeras comidasA medida que los bebés van creciendo, existen diversas etapas por las que deben pasar para completar su desarrollo.
El paso de la comida líquida como la leche, los purés y los potitos, a la comida sólida es una de las más importantes.

A partir de los seis meses resulta recomendable ir introduciendo en la dieta de los más pequeños de la casa alimentos semisólidos para ir acostumbrándoles a ello y que el paso a la comida completamente sólida no les provoque ningún tipo de rechazo. Esta fase debe llevarse a cabo de manera progresiva.

Hay que ayudarles a superar esta etapa facilitándoles de cierta manera la ingesta de alimentos, como por ejemplo, cortándola en pequeños pedacitos hasta que ellos logren acostumbrarse a masticarlos de forma frecuente y con total normalidad.

Recordad que la paciencia es la única arma con la que podréis contar para acostumbrar a vuestros hijos/as a comer alimentos sólidos, ya que aproximadamente hasta el año, este proceso no lo realizan de forma tranquila y normal.

Artículo: Hola.com