suelo pelvicoEl suelo pélvico o periné es un conjunto de músculos que sostienen la parte inferior del abdomen. La vejiga, el útero y el recto se apoyan directamente sobre él, como si se tratara de una hamaca.

Es muy importante que esta musculatura se mantenga en buen estado, ya que, si se debilita, es cuestión de tiempo que aparezcan problemas como incontinencia urinaria, prolapso (deslizamiento) uterino, de vejiga o recto, o disfunciones sexuales.

Factores que lo debilitan

. En el embarazo: Por la presión que ejerce el feto (cada vez mayor a medida que crece) y la acción de las hormonas que relajan dicha musculatura, preparándola para el momento del parto.

. En el parto: Por la intensa distensión que se produce en la musculatura, especialmente cuando el bebé está descendiendo por el canal del parto.

. Durante la menopausia: Por la disminución de los estrógenos, que genera una pérdida de tono muscular en esta zona.

. Por herencia:  Algunas mujeres heredan cierta debilidad de la musculatura perineal.

. Algunas prácticas deportivas: Especialmente aquellos ejercicios que suponen un aumento de la presión abdominal, como los deportes en los que se salta o se corre.

. Hábitos cotidianos: Como aguantar mucho las ganas de orinar, o usar fajas o ropas muy ajustadas.

. Otros: El estreñimiento crónico, la obesidad, así como la tos crónica en mujeres fumadoras.

Medidas preventivas

Muchas mujeres desconocen la importancia que tienen los cuidados de la musculatura del suelo pélvico. Esta falta de información hace que muchas mujeres asuman los problemas antes señalados como inevitables o asociados a la edad. No hay nada más lejos de la realidad: fortaleciendo el suelo pélvico, se puede evitar que muchos de estos trastornos aparezcan.

Ejercicios de Kegel

1.- Consisten en contraer y relajar de manera repetitiva las musculatura perineal varias veces al día.

2.- Se pueden hacer tanto contracciones rápidas (apretando y relajando los músculos unas diez veces, tan rápido como se pueda), como varias contracciones lentas (manteniendo la contracción mientras se cuenta hasta 5). Esta pauta se debe repetir varias veces al día.

3.- Los ejercicios se pueden realizar en cualquier postura, incluso mientras se realiza cualquier tarea cotidiana. Recuerda que, para que los ejercicios sean eficaces, hay que tomar conciencia de los músculos del suelo pélvico y no contraer los abdominales y los glúteos, que deben permanecer relajados.

Artículo: Club Gente Saludable. Nº 58