TicsLos tics nerviosos son movimientos involuntarios de uno o más musculos, que afectan a cualquier parte del cuerpo, aunque son más comunes en la cara: parpadeos, guiños, etc., o incluso sonidos, toses, etc.

Es normal que los niños, entre cuatro y seis años, sufran un tic nervioso durante un breve período de tiempo (dos o tres semanas) y estan asociados a períodos de tensión o malestar del pequeño/a.

También existe una influencia hormonal. Dado que en los niños es tres veces más frecuente que en las niñas, se piensa que la testosterona puede favorecer su aparición.

Cuando permanece más de un año (tic crónico) suele ser un indicador de algún otro tipo  de trastorno y es conveniente consultar a su pediatra.

Si nuestos hijos/as tienen tics debido a que pasan por situaciones de estrés debemos de descubrir su origen:

  • Debemos hablar con ellos/as sobre el colegio, los amigos, sus preocupaciones, etc.
  • Observar su comportamiento en los distintos ambientes (colegio, casa, extraescolares, etc.) y con las personas de su entorno.
  • Hablad con sus profesores sobre su comportamiento.

No debéis hacer comentarios negativos u ofensivos, ni exigirles que paren. Les resultará imposible y esto sólo contribuirá a aumentar su malestar y su ansiedad y provocamos que se intensifique el problema.

Chuparse los dedos, morderse las uñas, enroscarse el pelo, etc., no son tics pero su origen también es la ansiedad. Son bastante más frecuentes, aproximadamente un 45% de los niños tiene algún hábito nervioso. Como no son tics, no remiten de forma espontánea, el hábito es una costumbre duradera. Para erradicarlos, debemos aplicar los mismos consejos que con los tics.

Fuente: Guía del niño. Nº 134