mareo infantilLa cinetosis, nombre técnico de los mareos, es más común en las mujeres que en los hombres y los menores de 2 años no suelen padecerla, dándose su incidencia máxima entre los 3 y los 12 años para ir disminuyendo progresivamente después.

Son muchas las partes del cuerpo que actúan para desencadenar un mareo. La más importante es el laberinto, esa pequeña cavidad alojada en el oído y tapizada de células sensibles. Cualquier movimiento, por mínimo que sea, lo excita y las estimulaciones propias de un viaje, con las curvas, baches, frenazos y acelerones, lo hacen con demasiada rapidez para que se adapte a los cambios.

El cansancio, el frío, una posición incómoda, viajar con el estómago vacío o demasiado lleno, los olores desagradables e incluso el miedo a marearse favorecen su aparición.

Consejos para prevenir y controlar los mareos:

  • Sentarles en el lugar con el menor movimiento del vehículo. Si vais en barco o en autobús, en el centro; en avión a la altura de las alas.
  • Intentar que se fijen en el paisaje. Entretenerles con juegos y música infantiles. Procurad que se concentren en cualquier actividad para que se olviden del mareo y no dejar que lean durante el mareo.
  • Mantener el coche aireado, no fumar y parar cada 2 horas para poder estirar las piernas y respirar aire limpio.
  • Si vomita, tener agua azucarada para que pueda beber a pequeños sorbos para reponer líquidos.
  • Es preferible que estén descansados  antes de iniciar el viaje, ya que el cansancio acrecienta los síntomas del mareo.
  • Ponerles ropa cómoda que no le apriete la tripa.
  • Es preferible que coman alimentos secos y ricos en hidratos de carbono y que no tomen bebidas gaseosas ni leche. Durante el viaje mejor que coman galletas ya que los sólidos se retienen mejor.

Artículo: Revista Guía del niño. Nº 139